lunes, 25 de julio de 2011

Atila Kasac (o Kasas). Doble imagen Este 94-95

Este 94-95. 1º Imagen (izquierda) y 2º imagen (derecha).

Gracias a la gentileza y al trabajo de Rinat Rafaé, amigo de este blog y autor del brillante blog Amigos de Colusso vs. Amigos de Kukleta, publicamos esta entrada que tan amablemente ha cedido a la dirección de este humilde blog. Pedimos su lectura, ya que seguro que pasan un buen rato con la clave de humor con la que ha sido escrita

También dar las gracias a Ocap01 de cromosdefutbol.com, por su colaboración.

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Atila Kasac Provencio nació en Calahorra (La Rioja) en 1968. Hijo de Antonio Kasac Morcillo y Edelmira Provencio Sanjuán. De origen humilde, Atila Kasac pasó su más tierna infancia entre las matas de pimientos que cultivaba su padre, que era agricultor. Su madre era ama de casa y en su tiempo libre contribuía a la economía familiar realizando arreglos de costura a sus vecinos. El singular nombre de Atila viene del gran interés de su padre por la historia clásica y más particularmente en el llamado rey de los Hunos. Se dice que al nacer Atila hubo una gran discusión entre sus padres, ya que la madre era más partidaria de llamarlo Remigio, como su abuelo materno, pero al final el padre supo imponer su criterio con gran acierto. Antonio Kasac quería que su hijo hiciera carrera en el ejército, pero el bueno de Atila siempre mostró una predisposición inaudita para el balompié. Forofo del Club Deportivo Logroñés desde pequeño, asistía puntualmente con su padre cada domingo a Las Gaunas para ver al equipo de sus amores, en el cual esperaba militar algún día. Esta suerte de relato biográfico semioficial (?) que encontramos en su página de Facebook nos permite conocer mejor a la persona que hay detrás a uno de los cromos quizás más míticos de la década de los 90: El de Atila Kasac en la temporada 1994/95.

Atila Kasac era un coloca que sustituía a Paco, que había causado baja al saltar del barco riojano con destino al Badajoz. Tal era la celeridad por rellenar el hueco y el profundo vacío existencial que Paco había dejado tanto en los aficionados como en el álbum, que mal y con prisas se realizó una primera versión del cromo que podemos catalogar como uno de los peores montajes de la historia de de Ediciones Este (que ya es decir) en la que nos encontramos a un cuerpo (a día de hoy se sigue desconociendo el paradero de dicho cuerpo) corriendo cual galgo persigue conejo, con la cabeza superpuesta de Atila Kasac mirando fijamente a la cámara de fotos con un estilo más propio de vanidosas superestrellas como CR7 que de un jugador del pueblo como nuestro protagonista de hoy. No cuesta mucho imaginarse el susto inicial de los niños que comenzaban a coleccionar cromos, tomando tal magnitud que fue noticia de apertura en los periódicos y telediarios más prestigiosos. Las manifestaciones y las acampadas protestando por este hecho se sucedieron durante días (algunos incluso olvidaron el motivo inicial que les había concentrado) de hecho fueron muchos los que tras abrir el sobre decidieron no volver a coleccionar jamás una estampita y no fueron menos los padres que preocupados por los constantes ataques epilépticos que le daban a sus hijos cada vez que miraban el cromo decidieron tomar acciones legales contra Ediciones Este por tan semejante barbaridad a los ojos de tan indefensas criaturas, por lo que finalmente los altos mandos directivos de Ediciones Este tomaron cartas en el asunto y fueron personalmente a fotografiar a nuestro protagonista de hoy con el claro propósito de lograr paliar el efecto que el cromo inicial había causado en la sociedad española.
Tras horas y horas haciéndole fotos al bueno de Atila mientras le tiraban balones con las manos para su mejor lucimiento, la mejor foto que pudieron hacerle fue la que ilustra el cromo que finalmente tornó en definitivo donde vemos a Kasac en una posición un tanto amorfa con los brazos hacia atrás la pierna demasiado subida y una cara de sorpresa que parece decir con emoción ¡Que le doy al balón, que le doy al balón! Cansados de la maratoniana sesión, finalmente se conformaron con lo que había y los mandamases se tomaron unos vinitos y unos pinchos, volvieron a sus hogares y mandaron las fotos a la imprenta para que realizaran el cromo, con la incertidumbre de que les depararía el futuro y se fueron a descansar.

Este 94-95. 1º Imagen.

Aún se desconoce hoy en día si de manera intencionada (para intentar mitigar las protestas que había causado la anterior estampita) o no, pero el caso es que el nuevo cromo de Atila Kasac se reproducía más que un Gremlin en un Aquapark y salía en un sobre si y en otro también (un efecto que solo tuvo un precedente en la historia con el cromo de Chuchi Macón una temporada antes), causando una autentica invasión de AtilaKasacs y tampoco sabemos si fue por este motivo o porque los astros, planetas, asteroides y galaxias se alinearon todos juntos en un preciso momento pero el nuevo cromo del jugador del Logroñés se convirtió en una autentica leyenda, creándose prestigiosos campeonatos en su honor, realizándose películas sobre su obra y milagros e incluso saliendo en el libreto interior de discos de grupos musicales como la FRAC.

Este 94-95. 2º Imagen.

Deportivamente,
la trayectoria del siempre combativo Atila en el Logroñés no fue del todo la esperada, no contando regularmente ni para Paunovic primero, ni para Fabri, después ni para el resto de entrenadores que tuvo el Logroñés aquella aciaga temporada en la que quedó farolillo rojo y descendió a segunda y apenas disputó 358 minutos de liga mal repartidos en 11 encuentros, pegándose al menos el lujazo de compartir vestuario con los Markovic, Gudelj, Silvio o con clásicos de nuestra liga como Javi Navarro u Ochoterena.

Este 94-95. Reverso del cromo

Tras esta aventura Atila, un poco decepcionado, decidió borrar todas las fotos que hubiera suyas con la camiseta del equipo de sus amores (busquen alguna que no sea el cromo) y abandonar la práctica del balompié ¿Pero qué demonios importaba si ya era toda una leyenda?, así que cambió radicalmente de oficio y actualmente es un importante y moderno directivo (que rehúsa de usar corbata, cuando la ocasión no lo requiere, para proteger el medio ambiente, no rechazando en ocasiones adoptar un estilo más juvenil) de una empresa, que por lo que nuestro yugoslavo nivel usuario nos permite descifrar, se dedica a la carpintería y a cacharritos de barro, cerámica y madera, que se está introduciendo fuerte en el mercado de la decoración, y que empieza a ser conocida como "la nueva Ikea".

6 comentarios:

  1. Muchas gracias por publicarlo Cyborg77. Todo un honor colaborar con este gran blog!

    ResponderEliminar
  2. Muy grande lo del Gremlin jajaja que descojone

    www.lapcfutboleria.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. jajaja que grande este atila. toda una leyenda!!

    ResponderEliminar
  4. Vaya!! acabo de recordar perfectamente este cromo jajajajaja muy buena la historia, me he reido un rato

    ResponderEliminar
  5. Vaya, que de recuerdos agolpados todos de repente en mi cerebelo... Perooo, es cierto, todo lo que cuentas me ha pasado a mi y a mis amigos que coleccionabamos cromos de futbol, dia si y dia tmb nos salian 20 o 30 Chuchis Macon y Atilas Kasac, impresionante lo de Ediciones Este, vamos como diria Bisbal: en 2 palabras: in-creible!!! Pues eso. Salu2

    ResponderEliminar
  6. Joder atila!!! lo recuerdo que la foto del segundo cromo se hizo delante mio, jugando en las categorias inferiores del C.D.L. un dia de entreno de pretemporada nos comentaron que estaba ahi el fichaje estrella de ese año, que era internacional con serbia y que lo habia traido el super entrenador Paunovic, como la futura estrella mas potencial de serbia, en la presentacion, creo que no le dio ni dos toques seguidos al balon, y ahi empezaron las risas de todo el equipo, decepcionante, tanto Atila como Paunovic, ya que podia haber traido a su hijo que era mil veces mejor. un saludo desde logroño. jijijiji todavia recuerdo esa habilidad estatica, indescriptible, los niños de 6 años tienen mas habilidad.

    ResponderEliminar